miércoles, 29 de septiembre de 2010

PROGRAMA DE LA ASIGNATURA DE TECNOLOGIA PARA SECUNDARIA 2010

PRESENTACION
Desde 1993 la educación secundaria fue declarada componente fundamental y etapa de cierre de la educación básica obligatoria. Mediante ella la sociedad mexicana brinda a todos los habitantes de este país oportunidades formales para adquirir y desarrollar los conocimientos, las habilidades, los valores y las competencias básicas para seguir aprendiendo a lo largo de su vida; enfrentar los retos que impone una sociedad en permanente cambio, y desempeñarse de manera activa y responsable como miembros de su comunidad y ciudadanos de México y del mundo.
Durante más de una década la educación secundaria se ha beneficiado de una reforma curricular que puso el énfasis en el desarrollo de habilidades y competencias básicas para seguir aprendiendo; impulsó programas para apoyar la actualización de los maestros; realizó acciones de mejoramiento de la gestión escolar y del equipamiento audiovisual y bibliográfi co. Sin embargo, estas acciones no han sido suficientes para superar los retos que implica elevar la calidad de los aprendizajes, así como atender con equidad a los alumnos durante su permanencia en la escuela y asegurar el logro de los propósitos formativos plasmados en el currículo nacional.
Con base en el artículo tercero constitucional y en cumplimiento de las atribuciones que le otorga la Ley General de Educación, la Secretaría de Educación Pública plasmó en el Programa Nacional de Educación 2001-2006 el compromiso de impulsar una reforma de la educación secundaria que incluyera, además de una renovación del plan y de los programas de estudio, el apoyo permanente y sistemático a la profesionalización de los maestros y directivos del nivel, el mejoramiento de la infraestructura y del equipamiento escolar, así como el impulso a nuevas formas de organización y gestión que fortalecieran a la escuela como el centro de las decisiones y acciones del sistema educativo.
Para llevar a cabo la renovación del currículo, cuyo resultado se presenta en el Plan y en los Programas de Estudio 2006, se impulsaron diversos mecanismos que promovieran la participación de maestros y directivos de las escuelas secundarias de todo el país, de equipos técnicos estatales responsables de coordinar el nivel, y de especialistas en los contenidos de las diversas asignaturas que conforman el plan de estudios. En este proceso se contó con el apoyo y compromiso decidido de las autoridades educativas estatales.
De igual manera, y con el propósito de contar con evidencias sobre la pertinencia de los contenidos y de los enfoques para su enseñanza, así como de las implicaciones que tiene aplicar una nueva propuesta curricular en la organización de las escuelas y en las prácticas de los maestros, durante el ciclo 2005-2006 se desarrolló en escuelas secundarias de 30 entidades federativas la Primera Etapa de Implementación (PEI) del nuevo currículo. Los resultados del seguimiento a esa experiencia permiten atender con mejores recursos la generalización de la reforma curricular a todas las escuelas del país.
En el caso de la asignatura de Tecnología, la PEI iniciará en el ciclo escolar 2007-2008 y se pretende llevar a cabo la generalización escalonada a partir del próximo ciclo escolar, de manera que hacia 2010 se aplicará en todas las escuelas secundarias del país.
Es innegable el valor que tiene el proceso de construcción curricular arriba expresado. Por ello, y a fin de garantizar que en lo sucesivo se favorezca la participación social en la revisión y el fortalecimiento continuo de este servicio, la Secretaría de Educación Pública instalará Consejos Consultivos Interinstitucionales, conformados por representantes: de instituciones educativas especializadas en la docencia y la investigación, referente a los contenidos de los programas de estudio; de las instituciones responsables de la formación inicial y continua; de asociaciones y colegios, tanto de maestros como de padres de familia; y de organizaciones de la sociedad civil vinculadas con la educación básica. El funcionamiento de los Consejos en la evaluación permanente del plan y de los programas de estudio y de sus resultados permitirá atender con oportunidad las necesidades y retos que se presenten, instalar una política de desarrollo curricular apegada a las necesidades formativas de los ciudadanos, así como fortalecer en las escuelas la cultura de la evaluación y de la rendición de cuentas.
La Secretaría de Educación Pública reconoce que el currículo es básico en la transformación de la escuela; sin embargo, reconoce también que la emisión de un nuevo plan y programas de estudio es únicamente el primer paso para avanzar hacia la calidad de los servicios educativos. Por ello, en coordinación con las autoridades estatales, la SEP brindará los apoyos necesarios a fin de que los planteles, así como los profesores y directivos, cuenten con los recursos y las condiciones necesarias para realizar la tarea que tienen encomendada y que constituye la razón de ser de la educación secundaria: asegurar que los jóvenes logren y consoliden las competencias básicas para actuar de manera responsable consigo mismos, con la comunidad y con la naturaleza de la que forman parte, para que participen activamente en la construcción de una sociedad más justa, más libre y democrática.

INTRODUCCION
La práctica y el estudio de la tecnología van más allá del saber hacer de una especialidad técnica o de la descripción de las actividades de innovación. A través de la asignatura de Tecnología se pretende promover una visión amplia del campo de estudio que considera los aspectos instrumentales de las técnicas, sus procesos de cambio, de gestión, de innovación y su relación con la sociedad y la naturaleza.
Esta visión está ligada a la búsqueda de la participación social en la definición y el control de la propia tecnología, que además permite garantizar la participación de los diferentes grupos sociales involucrados. En suma, los contenidos de la asignatura de Tecnología en la educación secundaria reconocen la importancia de la perspectiva humanista, para el desarrollo de un proceso formativo desde un referente instrumental, sistémico y holístico en la construcción, aplicación y valoración de la tecnología.
En este documento se presenta el programa de la asignatura de Tecnología para la educación secundaria general. Está conformado por cuatro secciones y cuatro anexos. En la primera se enuncian los fundamentos de la asignatura, que incluye los antecedentes, la naturaleza de la tecnología y la conceptualización de la técnica y tecnología, entre otros temas; en la segunda se describen los propósitos generales; en la tercera parte se expone el enfoque pedagógico de la asignatura, y en la cuarta se presenta la estructura de los tres grados de Tecnología para la escuela secundaria general.
En cuanto a los anexos, el primero contiene los conceptos básicos que serán de utilidad en el momento de interpretar los contenidos de la asignatura. En el anexo II presentan las orientaciones didácticas generales, que son un referente para el abordaje de la asignatura de Tecnología. En el anexo III se describe la construcción de proyectos en tecnología como estrategia educativa. En el anexo IV se dan a conocer los lineamientos generales para la seguridad e higiene en el aulataller para los alumnos y docentes.
Finalmente es preciso señalar que el diseño curricular de los programas de estudio de la asignatura de Tecnología se presenta de manera genérica, sin embargo, para el desarrollo específico en las escuelas se propone el trabajo con actividades tecnológicas articuladas a los campos tecnológicos propuestos en el Acuerdo Secretarial 384 y presentadas en el Catálogo Nacional de Actividades Tecnológicas para la Educación Secundaria, formulado por la Dirección General de Desarrollo Curricular.
El objetivo del planteamiento referente a las actividades tecnológicas es orientar el diseño de los programas de estudio con base en la organización de contenidos, enfoques didácticos y estrategias de enseñanza y de aprendizaje para contribuir al logro de los propósitos formativos en cada uno de los grados, desde la especifi cidad de los procesos técnicos y productos desarrollados.
Con base en ello, las actividades tecnológicas promueven el desarrollo de un conjunto de acciones, el manejo de saberes, información y conocimientos, así como el uso de técnicas que permiten resignificar la idea de capacitación para el trabajo, con una formación tecnológica básica que habilita a los alumnos en la comprensión e intervención en procesos técnicos, el trabajo por proyectos, el diseño y la innovación, como base para el aprendizaje de saberes prácticos, habilidades técnicas, cognitivas y actitudinales.

FUNDAMENTACION Y ANTECEDENTES
En su origen, la educación tecnológica en México apareció estrechamente vinculada con las actividades laborales. Surgió así la necesidad de formar a los estudiantes de secundaria con alguna especialidad tecnológica, en la perspectiva de su consecuente incorporación a las actividades productivas. El espíritu práctico de estas actividades era explicable por el contexto nacional del momento, donde el desarrollo de las actividades productivas requería de personas con conocimientos y habilidades técnicas sobre diversos aspectos laborales y la mayor parte de los egresados de este nivel educativo se incorporaría casi de manera inmediata a estas actividades.

Todavía en años recientes, la educación tecnológica se ha orientado hacia una formación para el trabajo, y entre sus referentes disciplinarios se tiene una concepción de tecnología como aplicación de los conocimientos científicos. Estas maneras de concebir la educación tecnológica en el nivel de secundaria fueron en su momento congruentes respecto de las necesidades de formación y las expectativas de los estudiantes. Estos planteamientos tuvieron relevancia en función del desarrollo histórico del país y de los contextos regionales y locales.

Actualmente, la educación tecnológica presenta características especiales con respecto al resto del currículo en secundaria, ya que no existe un programa único que se aplique en todas las secundarias, sino una diversidad de programas correspondientes a seis campos tecnológicos que enfatizan el trabajo en diferentes aspectos técnicos y se imparten de manera diferenciada en las distintas modalidades de la educación secundaria: General, Técnica y Telesecundaria. Para el caso particular de esta última se incorpora el trabajo con proyectos comunitarios.

En la reforma de la educación secundaria llevada a cabo en 1993 no se formularon programas de estudio para la educación tecnológica, sin embargo, en lo referente a la carga horaria se propuso la disminución de seis a tres horas a la semana para esta asignatura.

En el caso de las secundarias generales, durante la década de los 90 se propusieron algunas modificaciones a la educación tecnológica, denominadas “programas ajustados”, los cuales incorporaron nuevos componentes, como enfoque, finalidades, objetivo general, lineamientos didácticos y elementos para la evaluación y acreditación, sin embargo hubo pocos cambios en los contenidos escolares.

En la modalidad de las secundarias técnicas se llevó a cabo una renovación curricular en 1995. En su modelo curricular hubo un avance importante al concebir el concepto de cultura tecnológica y seis ejes como parte de los componentes que responden a la actualización pedagógica de esta asignatura. El planteamiento se caracteriza por ofrecer a los estudiantes los elementos básicos para la comprensión, elección y utilización de procesos y medios técnicos, así como el acercamiento a un ámbito tecnológico particular, a partir de una actividad tecnológica concreta. En el caso particular de esta modalidad, se proponen cargas horarias diferenciadas de 8, 12 y 16 horas semanales de clase para los diferentes ámbitos tecnológicos definidos en su modelo curricular.

Respecto a la modalidad de Telesecundaria, en 2001 se incorporó un nuevo material de Tecnología para primer grado. La propuesta establece opciones para abordar la tecnología en los ámbitos de salud, producción agropecuaria, social, cultural y ambiental, que permitieran conocer, analizar y responder a las situaciones enfrentadas en los contextos rurales y marginales, sitios en donde se ubican la mayoría de las telesecundarias.

La naturaleza de la tecnología

A lo largo de la historia, el ser humano ha intervenido y modificado el entorno para satisfacer sus necesidades e intereses o resolver algún problema; para alcanzar estos propósitos ha tenido que refl exionar en varios aspectos, como:

* La necesidad o el problema que se le presentaba y cómo superarlo, en otras palabras, lo que quería lograr.

* La relación entre el entorno y sus necesidades.

* Cómo aprovechar los recursos naturales.

* Sus capacidades corporales y cómo aumentarlas. Cómo encauzar sus acciones de manera más rápida, sencilla y precisa.

* Las consecuencias de su acción, para sí mismo y para el grupo al que pertenece.

* Las formas de organización social. La manera de transmitir y conservar el conocimiento técnico.

Estos aspectos han posibilitado la creación de medios para satisfacer necesidades. La capacidad de desarrollar medios técnicos es una construcción social, histórica y cultural a través de la cual los seres humanos resuelven sus necesidades de acuerdo con sus intereses e ideales. A su vez, los medios técnicos se caracterizan por su relación con el entorno natural y expresan el uso ordenado y sistematizado de los diferentes saberes que operan en la solución de problemas de distinta naturaleza.

El desarrollo de medios técnicos es un proceso social, en tanto es una construcción colectiva que requiere de la organización y el acuerdo político, económico o ideológico del grupo o grupos que intervienen. Es un proceso histórico porque responde al desarrollo continuo de los pueblos en el tiempo, transformando sus modos de ser, así como las formas y los medios de intervención en la naturaleza.

También es un proceso cultural porque se expresa en las diversas relaciones que los seres humanos establecen con los aspectos social, natural, material y simbólico; es decir, las formas en que se construyen, transmiten y desarrollan el saber, los valores y las formas de organización social, los bienes materiales y los procesos de creación y transformación para la satisfacción de necesidades.

En la actualidad, la tecnología se ha empezado a configurar como un área específica del saber con un cuerpo de conocimientos propio. En este espacio se articulan acciones y conocimientos de diversos campos relacionados con el saber hacer. Entre estos conocimientos, podemos identifi car los de tipo descriptivo (sobre las propiedades generales de los materiales, características de las herramientas, información técnica) y los de tipo operativo o procedimental. Los conocimientos de diversos campos de la ciencia se articulan en el área tecnológica y se resignifican según las diferentes situaciones de aplicación, en correspondencia con los distintos contextos históricos, sociales y culturales. Esta situación influye en la definición del enfoque de la asignatura y en las orientaciones metodológicas para su enseñanza y aprendizaje.

Técnica y tecnología

Se denomina técnica al proceso de creación de medios o acciones instrumentales, estratégicas y de control para satisfacer necesidades e intereses, que incluyen formas de organización y gestión, así como las maneras de utilizar herramientas, instrumentos y máquinas. En tanto, la reflexión sobre los medios, las acciones y sus interacciones con los contextos natural y social se conoce como tecnología.

Como construcción social e histórica, el conocimiento tecnológico cambia y se nutre constantemente en una relación indisoluble entre teoría y práctica, mediante el acopio permanente de la información que posibilita la innovación tecnológica. Por ello es posible concebir nuevos espacios orientados hacia una práctica social concreta para la satisfacción de necesidades e intereses, y la toma de decisiones en cuestiones que afectan la vida personal y colectiva.

Desde esta concepción, la tecnología lleva implícita una profunda función social que permite
comprender e intervenir en los procesos técnicos para procurar mejorar la calidad de vida de la población de manera equitativa.1

El programa de Tecnología hace énfasis en los siguientes aspectos:

* Cómo resuelven sus necesidades y atienden sus intereses los grupos humanos.

* Los saberes, medios técnicos e insumos que dichos grupos requieren y cómo los utilizan en forma ordenada y sistematizada. Los procesos de cambio técnico.

* Cuáles son los efectos de la técnica en la sociedad y la naturaleza.

Importancia de la educación tecnológica

Desde hace varias décadas se ha puesto en marcha en diversos países la incorporación de la educación tecnológica en los programas escolares de educación básica, proponiendo mejoras en la defi nición de su objeto de estudio y de sus propósitos educativos.

La incorporación de la educación tecnológica en los programas escolares está fundamentada en su relevancia en las esferas económica, sociocultural y educativa:

* En el sector económico se destaca el papel de los conocimientos técnicos en los procesos productivos como motor de desarrollo y por su importancia en la preparación de los jóvenes para la vida y el trabajo.

* En el ámbito sociocultural destaca la necesidad de que las personas e instituciones sean conscientes de sus actos, de las implicaciones de sus decisiones e intervenciones en relación con las actividades tecnológicas, tanto para la sociedad como para la naturaleza, y destaca el papel de la adquisición y generación de saberes o experiencias que impactan y caracterizan los modos de vida, la cultura y
la identidad de los grupos sociales.

* En el ámbito educativo la tecnología se considera un medio que contribuye al desarrollo de capacidades de las personas y a que se reconozcan como creadores y usuarios de los procesos y productos técnicos; los jóvenes, entonces, deberán adquirir o desarrollar una cultura tecnológica para comprenderlos, usarlos e intervenir en ellos de manera responsable.

El diseño curricular

La asignatura de Tecnología en la educación secundaria promueve el manejo instrumental de objetos y procesos técnicos y la comprensión de carácter sistémico que le permita al estudiante la explicación de su entorno de esta manera propicia la formación de valores y favorece que prevea las implicaciones del uso de la técnica en el ambiente. Asimismo, impulsa aspectos formativos necesarios para que el alumno sea capaz de responder a las demandas actuales y futuras de su vida, respecto al desarrollo de capacidades para la resolución de problemas, el diseño, la planeación, el desarrollo y la evaluación de proyectos en contextos socioproductivos cambiantes.

A través del trabajo de los contenidos de la asignatura de Tecnología se pretende el reconocimiento y la comprensión de esta disciplina como un campo de conocimientos y prácticas con identidad propia, que genera maneras de pensar y actuar para intervenir en contextos de uso y de reproducción de técnicas, y permite la comprensión de los procesos técnicos, de sus cambios e interacción con otros aspectos de la cultura y la naturaleza.

El desarrollo de competencias

A partir del Perfil de Egreso de la Educación Básica se establecen las competencias para la vida como una forma de mejorar el nivel educativo de los alumnos y obtener un mejor desempeño académico de los docentes. Las competencias se defi nen como “conjuntos de conocimientos, habilidades, disposiciones y conductas que posee una persona, que le permiten la realización exitosa de una actividad”. Esta defi nición nos orienta a entender que las competencias:

* Son características permanentes de la persona.

* Se ponen de manifiesto cuando se ejecuta una tarea o se realiza una actividad.

* Están relacionadas con la ejecución exitosa en una actividad, sea educativa o de otra índole.

* Tienen una relación causal con el rendimiento laboral; es decir, no están solamente asociadas con el éxito, se asume que realmente contribuyen a lograrlo.
* Pueden ser generalizables a más de una actividad.

Los diversos desempeños en los que se manifiesta el desarrollo de habilidades, valores y actitudes pueden ser designados como competencias. La competencia, por tanto, se refiere al dominio de una práctica, sustentado en el desarrollo de conocimientos, habilidades, valores y actitudes. Se considera que el conocimiento, la comprensión de la situación, el discernimiento, la discriminación y la acción inteligente subyacen en la actuación y en la competencia. La competencia supone transferencia, respuestas a situaciones nuevas, valores humanos puestos en práctica, conocimiento técnico inteligente y desarrollo de las habilidades que sustentan su logro. Se evidencia situacionalmente en íntima relación con un contexto, y generalmente esevaluada por algún agente social del entorno.

Las competencias permiten activar recursos en diversos tipos de situaciones, principalmente en las problemáticas. Por eso no se puede hablar de competencias sin asociarlas al desarrollo de algún grado de autonomía en el uso del saber.

En el contexto de la educación básica, las competencias deben entenderse como la expectativa formativa de los alumnos y como referencias nacionales para el trabajo de los maestros en las aulas. En el Plan de Estudios 2006 se establecen tres características básicas de las competencias:

1. Movilización de saberes.
2. Integración de aprendizajes.
3. Aplicabilidad en todos los ámbitos.

Con estas características se busca contribuir a alcanzar el perfil de egreso de la educación básica y agregar valor y posibilidades al proceso educativo mediante la articulación de contenidos con las diversas asignaturas del mapa curricular para la formación integral de los estudiantes de la educación secundaria.

PROPOSITOS
El estudio de la tecnología en la educación secundaria deberá favorecer en los alumnos la búsqueda de los siguientes propósitos:
* Identificar y resolver problemas relacionados con la satisfacción de necesidades, en los cuales el proceso técnico ofrece diversas alternativas.
*Analizar y reflexionar en torno a los procesos técnicos y sus condiciones de vida, de modo que puedan tener una intervención responsable e informada.
* Diseñar, planear, construir, manipular y transformar objetos y materiales diversos con el fin de atender una necesidad o resolver un problema; todos estos aspectos son relevantes para la comprensión de los procesos y productos creados por el ser humano.
* Desarrollar proyectos técnicos que permitan el pensamiento reflexivo, así como la promoción de valores y actitudes relacionadas con la colaboración, la convivencia, la curiosidad, la iniciativa, la autonomía, el respeto, la equidad y la responsabilidad.
* Responder a situaciones imprevistas, afrontar y desarrollar mejoras a las condiciones de vida actuales y futuras.
* Mantener una relación armónica entre la sociedad y la naturaleza, a partir de la promoción de hábitos responsables de uso y creación de objetos, así como la valoración de los efectos sociales y naturales de la técnica.
* Comprender la relación entre el desarrollo técnico y los cambios en las formas de vida.

ENFOQUE PEDAGOGICO
El enfoque pedagógico de esta asignatura pretende promover el estudio de los aspectos instrumentales de la técnica, sus procesos de cambio, de gestión, de innovación y su relación con la sociedad y la naturaleza como base para la toma de decisiones en situaciones problemáticas y contextos diferentes. Ello implica analizar y poner en práctica cómo resuelve el ser humano en sociedad sus necesidades y atiende sus intereses; qué tipo de saberes requiere y cómo los utiliza; a qué intereses e ideales responde, y cuáles son los efectos del uso de esos saberes en la sociedad, la cultura y la naturaleza, así como reconocer que los temas y problemas de la actividad tecnológica están relacionados con la vida y el entorno de los adolescentes. Para dar continuidad y fortalecer la naturaleza de la tecnología se pretende que los estudiantes desarrollen procesos técnicos, resuelvan problemas y participen activamente en el desarrollo de proyectos, como prácticas educativas fundamentales, con la fi nalidad de satisfacer necesidades e intereses personales y colectivos.
A continuación se muestra un esquema que representa la visión sistémica para el estudio de la tecnología, donde se observa la manera en que interactúan la sociedad, la técnica y la naturaleza.

Diversas acepciones del concepto tecnología
Es necesario tener presente que existen diversas acepciones que comúnmente se asocian al significado tecnología. En el contexto de la escuela secundaria se puede concebir como la realización de actividades prácticas que se distinguen de las “académicas” porque no se reconoce su cuerpo teórico-conceptual.

Otra interpretación considera a la tecnología como aplicación de la ciencia en la resolución de problemas, es decir, como un espacio práctico de experimentación científica, que sigue métodos científicos y es dependiente de los avances en esos campos. Sin embargo, múltiples ejemplos demuestran que el desarrollo de la tecnología no necesariamente depende del desarrollo científico. Por ejemplo, la máquina a vapor, que fue construida retomando máquinas precedentes en un momento en el que aún no se conocían los principios científi cos de su funcionamiento. Tiempo después, y una vez que fueron establecidas las leyes de la termodinámica, este conocimiento fue utilizado para proponer el desarrollo de los motores de combustión interna, que son sus consecuentes técnicos.

También suele entenderse a la tecnología como el conjunto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (como las computadoras y todo aparato electrónico moderno); no obstante, se trata de medios que forman parte del complejo proceso de creación técnica del ser humano, los cuales, al igual que otros, pueden y deben ser estudiados desde el punto de vista de la tecnología. La interpretación más adecuada en el contexto educativo es la de considerarlos como medios para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Otra de las acepciones supone que la tecnología es por sí misma útil y eficaz, independientemente de los diversos contextos, de esta forma se supone que un objeto o proceso determinado puede ser de utilidad en cualquier lugar y tiempo, sin embargo, la creación de medios responde a intereses y necesidades particulares con fines específicos, en contextos en los cuales se priorizan valores que pueden limitar su uso por parte de los distintos sectores sociales.

Hoy en día es cada vez más intensa la interacción entre la ciencia y la tecnología, a tal grado que el desarrollo técnico es potencializado por los conocimientos científicos, pero también es cierto que muchos desarrollos científicos parten de antecedentes técnicos, o bien son posibilitados por el desarrollo técnico.

El programa considera a la tecnología como el campo que se ocupa del estudio de la técnica, y a la técnica como un proceso sociocultural, y como un medio de articulación con la naturaleza, cuya fi nalidad es la satisfacción de necesidades e intereses. Así, la estructura de conocimientos de la tecnología guarda una estrecha relación con otras disciplinas y asignaturas.

La enseñanza de la tecnología
La asignatura de Tecnología no puede ser entendida únicamente como la colección de herramientas o máquinas en general. Tampoco se identifica exclusivamente con los conocimientos prácticos o teóricos que puedan sustentar la actividad tecnológica o los que la propia tecnología contribuya a construir.

Los nuevos programas de estudio de la asignatura de Tecnología se fundamentan en una actualización disciplinaria y pedagógica, como un espacio curricular que considera tres dimensiones para distinguir e integrar diferentes aproximaciones para su estudio:

* La primera dimensión es la llamada educación para la tecnología, centrada principalmente en los aspectos instrumentales de la técnica que favorecen el desarrollo de las inteligencias lógico-matemáticas y corporal-cinestésicas.
* La segunda dimensión es la denominada educación sobre la tecnología, centrada en los contextos culturales y organizativos, que promueve el desarrollo de las inteligencias personales y lingüísticas.
* Por último, la educación en tecnología, es decir, una concepción que articula los aspectos instrumentales, de gestión y culturales con énfasis en la formación de valores, que permite el desarrollo de las siete inteligencias y relaciona a la educación tecnológica con las dos dimensiones previamente descritas y con una visión sistémica de la propia tecnología. En otras palabras, la educación en tecnología permite el desarrollo de habilidades cognitivas, instrumentales y valorativas.
La educación para la tecnología está centrada en lo instrumental y pone el acento en el saber hacer. La educación sobre la tecnología relaciona los procesos técnicos con los aspectos contextuales. La tercera dimensión, la educación en tecnología, hace énfasis en los niveles sistémicos; es decir, analiza los objetivos incorporados a los propios sistemas técnicos referidos a valores, necesidades e intereses, la valoración de sus resultados, la previsión de riesgos o consecuencias nocivas para el ser humano o la naturaleza, y el cambio social y los valores culturales asociados a la dinámica de los diversos campos tecnológicos. El diseño curricular de la asignatura de Tecnología considera las tres aproximaciones para la enseñanza de la tecnología: educación para, sobre y en tecnología, e incluye las consideraciones de carácter instrumental, cognitivo y sistémico como elementos estratégicos que definen los propósitos generales y los logros de aprendizaje.

La visión sistémica en la asignatura de Tecnología
Los temas y problemas propios de la actividad tecnológica están relacionados con la vida y el entorno de los seres humanos; ello exige una aproximación que articule distintos aspectos y conocimientos... es decir, se requiere de una visión sistémica.

Un sistema es una totalidad percibida cuyos elementos se organizan, interactúan y se afectan recíprocamente a lo largo del tiempo y operan con un propósito común. En este contexto, la asignatura de Tecnología se concibe como un espacio integrador de saberes, en tanto se interrelaciona con diferentes aspectos de la técnica, la naturaleza y la sociedad. En suma, la visión sistémica se presenta como una manera de aproximarse a la comprensión e intervención de la realidad. Así, se pretende que los estudiantes de secundaria puedan utilizar la visión sistémica como una herramienta que les permita analizar desde los objetos técnicos hasta las interacciones que se establecen entre la innovación técnica y los aspectos sociales y naturales, de manera que puedan intervenir de forma responsable e informada en el mundo tecnológico actual y futuro.

La visión formativa de la asignatura
Las habilidades relacionadas con el conocimiento tecnológico involucran, por una parte, el porqué y el para qué de un desarrollo técnico; por otra, las posibles y distintas alternativas para obtenerlo.

Al mismo tiempo se busca promover una actitud responsable en el uso de las diferentes técnicas. Los alumnos habrán de comprender el papel de la tecnología desde una perspectiva histórica, presente y futura para la sociedad y para la naturaleza. De ahí la importancia de la asignatura de Tecnología, que busca fomentar la re-flexión sobre la técnica y su relación con el entorno social y natural.

Por todo esto se promueve una educación en tecnología que incluya aspectos culturales, de organización y técnicos, que facilitan en los alumnos el desarrollo de diferentes habilidades. Asimismo, que les permita aprender a lo largo de la vida a reflexionar sobre el desarrollo tecnológico e intervenir con responsabilidad en el entorno en que viven.

Aspectos para la enseñanza y el aprendizaje de la tecnología
La asignatura de Tecnología considera en el proceso educativo los siguientes aspectos (otros se han incorporado explícitamente en la definición de contenidos):

*El contexto social. Debido a que los aspectos locales, regionales e históricos influyen en la elección de una alternativa técnica, se pretende que los alumnos visualicen las causas sociales que favorecen la creación de un objeto o el desarrollo de un proceso técnico, así como las consecuencias que dichos cambios técnicos originan en la vida del ser humano y en la naturaleza.

* La diversidad cultural y natural. Las condiciones de nuestro país brindan múltiples ejemplos de cómo resolver un problema, y de los efectos en las formas de vida con dicha elección. En otras palabras, el uso de técnicas debe tomar en cuenta los entornos natural y cultural de una región en particular, con el propósito de que los alumnos comprendan que el uso de determinados medios técnicos supone el conocimiento de los intereses, las finalidades, las implicaciones y las medidas precautorias.
* La equidad. Es necesario promover la participación y el beneficio en el uso y en los procesos de desarrollo técnico. Esto tiene que ver con la construcción y promoción de mecanismos y espacios de toma de decisiones informadas y responsables, en las que todos los ciudadanos conozcan los efectos positivos y negativos que pueden tener las creaciones técnicas para los diversos grupos sociales, y se asuma el compromiso de facilitar el acceso y los beneficios a los sectores sociales menos favorecidos. Históricamente, en el trabajo técnico y en la enseñanza de la técnica se han marcado grandes diferencias y estereotipos en relación con prácticas, espacios y contenidos para alumnas y alumnos (por ejemplo, actividades de productos alimentarios versus electrotecnia). Esta propuesta pretende promover un acercamiento equitativo al conocimiento tecnológico.
* La equidad de género. Tradicionalmente se ha pensado que los hombres adolescentes deben encaminar sus intereses a campos tecnológicos relacionados con: carpintería, mecánica automotriz, máquinas y herramientas, estructuras metálicas, es decir, aquellas en las que se prevé pueden desarrollar mejor sus capacidades de género, según los papeles establecidos. En el mismo sentido se piensa que la elección de las mujeres adolescentes debe estar dirigida hacia actividades típicas como ofimática, confección del vestido e industria textil, preparación y conservación de alimentos, entre otros. El programa de la asignatura de Tecnología pretende promover la equidad de género. Por lo tanto, la elección de la actividad tecnológica por parte de las alumnas y alumnos debe estar guiada fundamentalmente por sus intereses y aspiraciones personales por encima de la visión tradicional. En este sentido, el docente de la asignatura deberá participar activamente en la promoción de esta visión y, en caso necesario, solicitar los apoyos institucionales para lograr que los adolecentes participen en las actividades tecnológicas con igualdad de oportunidades.
* Seguridad e higiene. La seguridad y la higiene en el aula-taller abarcan una serie de normas –generales y particulares– encaminadas a evitar accidentes y enfermedades en los alumnos y profesores. Los accidentes no son nunca producidos por la fatalidad. Si se investigan las causas de su origen se llegará a la conclusión de que se han producido por la conducta improcedente de una o más personas, o por la existencia de condiciones peligrosas, siempre previsibles, en el aula-taller. Para que la seguridad y la higiene en el aulataller se consideren en los tres grados de secundaria como una situación de aprendizaje, el docente debe poner énfasis en la importancia del cuidado y la seguridad de los alumnos, así como del equipo con que se cuenta en el aula-taller. También es recomendable que este tema lo retome a lo largo de los bloques junto con los alumnos para reiterar las indicaciones y lineamientos básicos, que contribuirán a un mejor desempeño de las actividades tecnológicas (véase el Anexo IV).

La evaluación de la asignatura de Tecnología
Con demasiada frecuencia el concepto de evaluación se entiende y se lleva a la práctica como un mecanismo de control, de presión, asociado a exámenes, como una actividad realizada al final del curso, y por ello como sinónimo de calificación. Aunada a estas concepciones –y prácticas– los sujetos evaluados tienen una percepción negativa tanto de los instrumentos como de los sujetos que evalúan (usualmente los profesores).

Esta concepción de la evaluación afecta los procesos de enseñanza y aprendizaje, debido a que no permite obtener una visión amplia y profunda de los elementos y circunstancias que pudieran afectar dichos procesos, y por lo tanto limita las posibilidades de mejorarlos. Por ello, es importante buscar una definición y una práctica más comprensiva de la evaluación en el ámbito de la educación tecnológica.

En este proceso de búsqueda se propone considerar a la evaluación como un proceso permanente, continuo –durante todo el ciclo escolar– y sistemático que le permita al docente obtener información de los conocimientos, habilidades y actitudes de los estudiantes, además de detectar si las estrategias y recursos empleados fueron los adecuados y conocer los factores que posiblemente interfirieron en el logro de los propósitos. Todo ello con la respectiva retroalimentación para conocer efectiva y progresivamente al objeto de la evaluación,2 para adentrarse en aspectos que de otra forma sólo se conocerían de manera superficial o incluso pudieran pasar desapercibidos, así como sus causas y consecuencias, con el fin de mejorar el proceso educativo.

La evaluación no sólo representa grandes ventajas para al maestro, también implica beneficios para el estudiante porque arroja información acerca de los avances respecto a sus conocimientos, sus habilidades y sus actitudes, como resultado del proceso de aprendizaje, lo cual se manifiesta durante la elaboración de trabajos, en la resolución de problemas y el desarrollo de proyectos. Los alumnos deben utilizar la evaluación como una herramienta de aprendizaje, como orientador de sus avances y también para precisar sus deficiencias.

Todo proceso de evaluación debe considerar los siguientes elementos:

* La búsqueda de indicios visibles, que permitan acercarse a aspectos más complejos de observar, por ejemplo, el desarrollo de habilidades y actitudes, ya que éstas son difíciles de evaluar por sí mismas, por lo que hay que buscar indicios externos de su desarrollo en la actividad, las acciones y respuestas del estudiante. Incluso la evaluación del contenido conceptual implica dificultades, debido a que por medio de pruebas escritas lo que se puede valorar es la memorización del contenido, pero no si los estudiantes lo han aprendido en forma significativa; de esto habrá que buscar pruebas de otra manera.
* Diferentes formas de registrar y analizar los indicios. Existen múltiples instrumentos que permiten esta labor y es recomendable utilizar varios de ellos –los más adecuados a cada situación–, pues todos tienen sus ventajas y desventajas, tanto en el proceso de registro y análisis, como en la dificultad de aplicar algunos de ellos.
* Los criterios son elementos que permiten acercarse a las características del objeto de evaluación. Tienen que estar relacionados necesariamente con los propósitos del curso.
* Los juicios de valor, que son básicamente el objetivo de la evaluación y permiten tomar decisiones. Todos los elementos de la evaluación tienen sentido y deben estar planteados de tal forma que permitan formular juicios de valor para no quedarse únicamente en una acción descriptiva.

Para llevar a cabo el proceso de evaluación se proponen diversos instrumentos y recursos que aportan información sobre el avance de los alumnos. Es importante conocer distintas maneras de evaluar y utilizarla con pertinencia según las características de los estudiantes y sobre todo tomando en cuenta que la evaluación deberá distinguirse de una visión tradicional como “calificación”, más bien deberá considerarse como una herramienta de enseñanza y aprendizaje que se incluye en diversas etapas del proceso educativo y con una función formativa.

Usualmente se considera que la evaluación está centrada en los estudiantes, sin embargo conviene tener en cuenta que el objeto de la evaluación es el aprendizaje o los aprendizajes que han logrado los estudiantes, y que también se puede evaluar a las instituciones, al sistema educativo, a los programas o proyectos, al proceso de enseñanza, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada